Capítulo 2. Volviendo a los orígenes.

Después del buen sabor de boca que nos dejó la nieve la semana pasada, esta semana, toca hacer la que será seguramente, la última escalada del 2012…y por lo tanto de la historia. 🙁

Llamo a Elisa, para ver si se quiere venir con David a investigar, pero David está malo, así que…nos decidimos por escribir en un foro, a ver si algún suizo se quiere venir con nosotros; anonadados ante la respuesta masiva de gente que quería venirse con nosotros a escalar, normal, desde que en el Cutreventura nos dedicamos a hacer actividades por toda Europa….tenemos que aprender a vivir con la fama.

Total, que ninguno de los interesados era mujer de veintialgunos soltera y aparejable, así que finalmente nos vamos con un chaval de Francia, que no es lo mismo, pero por lo menos, practicaremos el francés.

Sábado.

Quedamos a las 10 de la mañana, y como indican todos los manuales, llegamos tarde, no estamos preparados, no nos hemos mirado las reseñas…lo típico en el cutreventura. Marchamos guiados por el GPS de Elisa, y en menos de 35 minutos llegamos hasta el aparcamiento, donde unos chavales muy majos y muy frikis nos dan las indicaciones necesarias para pretarle a la pared, asi que… allí vamos.

Permítanme una acotación; durante estos últimos tiempos, el cutreventura ha ido obteniendo innumerable cantidad de material, que si pala, arva, esquís de trave, piolet, crampones, casco, neo-preno, cuerda dana, sonda, cesta, tibloc, clip-up,…. total, que estábamos perdiendo la esencia, así que pensé:

«Qué mejor lugar para volver a ser el cutreventura, que un país donde no tengamos cobertura médica, ni seguro de montaña, ni conozcamos como son los rescates, ni dominemos el idioma, para olvidarnos de tanto material y volver a vacilar a la muerte semana tras semana?»

Así que me olvidé todo el material de hierros en casa, con lo cual, llegados a la pared, no teníamos ni grillo, ni clip-up, ni un triste ocho para asegurar, asi que…..NUDO DINÁMICO.

Nos pusimos a intentar abrir un V…, si, un V mis cojones. Con toda la humedad que había en el ambiente, poníamos el pie en la pared, y parecía que estábamos haciendo patinaje sobre hielo en vez de escalada, así que nada, imposible.

Aparece por allí un señor mayor, y nos comenta, que ha sido el quien a abierto la mayor parte de las vías en la zona, toda una eminencia si señor, así que nos recomienda hacer otra vía, fácil, para coger confianza, y nosotros, para agradecerle su amabilidad vamos, y le pedimos un asegurador, una cesta o algo.
La mujer que iba con el, se queda flipando con nosotros, mirándonos con cara que decía: «joder, ya les e visto las caras, ahora me llamará la poli para identificar los cadáveres de estos tipos» y nos ponen una excusilla de que no iban a estar mucho rato…que se iban ya… noseque….. bueno, pues seguimos con nuestro DINAMISMO 😉 (peor chiste ever)

Hasta las plantas escalan!

Hacemos la vía sin problemas, y nos espera arriba unas vistas preciosas de todo el valle y el hospital cercano, muy bonito, si señor.

Como nos quedamos con ganas, intentamos abrir otra vía muy cerca, también un V. En esta ocasión, es nuestro amigo francés quien se anima a abrirla, y nos deja maravillados. Con una técnica de escalada digna de un pato discapacitado en plena borrachera de despedida de soltero, cuando llega a mitad de vía, nos dice el tío que no puede, que si queremos subir nosotros….¡toma no! como narices quieres recuperar la cuerda…madre….menudo personaje….

Total que después de montar un pequeño circo para subir el último paso, en el que parecía que habían pasado la lijadora, recogemos todos los bártulos, y nos alegramos de al menos, habernos quitado el monazo de escalar también.

Esperamos atentamente que la nieve llegue de una vez a nuestras vidas, y poder foquear y trevesear de una vez.

Volviendo a los orígenes