Dieta saludable mientras viajas

A parte de viajar, hay otra cosa que nos gusta mucho a los dos, y es la comida. Nos gusta tanto cocinar como comer y, sobre todo, comer sano. Para nosotros, la gastronomía y el viaje van de la mano, ya que ésta es una parte indispensable en cualquier cultura, por lo que cuando viajamos, intentamos probar los alimentos típicos de cada lugar, con el objetivo de conocer la vida cotidiana de los lugareños y descubrir alguna delicia novedosa.

Por otro lado, comer y viajar tienen otra relación muy frecuente, y es que muchas veces no es fácil comer bien mientras estamos viajando. Las ganas de probar comida nueva y de aprovechar para comer platos que no son accesibles en nuestro país, hacen que comamos más de lo habitual o que lo hagamos sin pensar en la proporción de cada uno de los nutrientes que necesita nuestro cuerpo. Además, no es fácil seguir la rutina de siempre en los viajes, por lo que puede que comamos más a deshora.

umeboshi japones

Umeboshi con arroz blanco.

Para nosotros, probar recetas típicas y comer sano son aspectos igualmente importantes. ¿Cómo podemos combinar las dos cosas? La clave, creemos, está en viajar despacio. Cuando lo hacemos, no tenemos prisa por probar el máximo número de comidas diferentes, e incluso podemos permitirnos «descansar» nuestro cuerpo tomando aquello que suele faltar en la alimentación de los viajeros, por ejemplo, la verdura o la fruta. Somos conscientes de que se hace más fácil comer de esta manera cuando viajamos durante un largo periodo y tenemos tiempo de sobra para poder conocer bien la gastronomía local. Sin embargo, cuando decimos «viajar despacio» no solo nos referimos a viajar durante mucho tiempo; es posible hacerlo aunque dispongamos de pocos días. Es cuestión de elegir y probar algunos platos que más nos llamen la atención y disfrutar de ellos, sin intentar abarcarlo todo. Pero también es cierto que, cuando viajamos durante poco tiempo «no hay mucho problema» en que nuestra rutina alimentaria se nos desajuste un poco. Cada uno que valore y haga balanza de los pros y contras 😉

 

 

Nuestra dieta

En nuestro viaje por Japón, hemos optado por el siguiente plan:

-Desayuno: Aunque sí probaremos algunos productos de panadería/bollería, intentamos no tomar azúcar la mayoría de los días. También intentamos comer fruta, aunque es MUY cara aquí.

Comida: Como casi todos los días comemos fuera, lo aprovechamos para probar alguna delicia japonesa. Además, la comida del mediodía es más barata que la cena 😉

-Cena: Exceptuando algunos días que cenamos fuera con amigos o familiares, normalmente intentamos cenar en casa y comer, sobre todo, verdura. Además, hay algunas cosas típicas que son más fáciles de conseguir en el supermercado que en los restaurantes, así que también aprovechamos las cenas para probarlas.

Tsukemono japonés

Tsukemono japonés, o «cruji-cruji»

Alimentos típicos de Japón

 

Dicho esto, os vamos a contar lo que solemos desayunar en este viaje. La base es el arroz blanco (¡sorpresa!), pero lo acompañamos de otros productos para hacerlo más rico y nutritivo. En este artículo, queremos presentaros tres de estos productos, aunque en realidad hay muchas más opciones.

  1. Natto: ¿Visteis la foto de unas judías extrañas en nuestro Instagram? Si todavía no la has visto, puedes visitarla aquí, y de paso, seguir nuestra cuenta para no perderte nada. Pues eso se llama «natto», y está hecho de soja fermentada. Para que podáis haceros una buena idea de en qué consiste, os dejamos un vídeo explicativo al final del post. La soja es muy rica en proteína, así que es una buena fuente de energía para esas pateadas que metemos por los diferentes barrios de Tokio 😉
    2. Umeboshi: Es el nombre que se les da a las ciruelas encurtidas. Algunas tienen un color marrón y otros más tirando al rosa, y su sabor también puede variar entre salado, ácido y dulce. ¿Cuál será vuestro favorito?
    3. Tsukemono: También llamado por Israel «cosas que crujen», y son diferentes verduras (pepino, nabo, berenjena, col, zanahoria…) encurtidas de diferentes maneras. Y sí, muchas de ellas ¡crujen! Hay muchísimos tipos y tienen gustos totalmente diferentes, a cuál mejor. Además, cada zona de Japón suele tener una manera típica de hacer estos encurtidos, así que puede ser interesante ir probándolos allá donde visitéis 🙂

Y vosotros, ¿cómo coméis cuando viajáis? ¿Conocíais alguno de los acompañantes del arroz blanco más típicos de Japón?