El puro
Las vistas desde el puro

Quedamos con Íñigo en Riglos, para atacar al Puro, ya que la semana pasada, como recordaréis, no lo pudimos hacer.
En la expedición, se nos une Javichu, para liar al pobre Pablo de Álavmería para ir por la norte hasta el puro, pero eso es otra historia.




Íñigo, que es marca de confianza y yo, nos metemos por la normal, y comenzamos poco a poco, puesto que llevábamos otra cordada delante de nosotros, así que con la calma. 

Iñigo dando rienda suelta a su homosexualidad

La roca está prácticamente helada, y en apenas 2 minutos, las manos y los pies se quedan insensibles, pero el maestro, es un genio y abre toda la vía sin ningún tipo de complicaciones.


En el primer largo, de repente, aparece Álvaro de Gijón, con Javichu, ya que han cambiado de idea, y hasta el collado irán detrás de nosotros, luego se meterán por la norte…. madreeee que mal pinta eso XD


El paso más duro de la vía, una cueva que hay antes del collado, lo pasamos a duras penas, que según los frikis de los Mallos, es un 6a ( y una mierda que te comas); tras ese paso, Iñi confía en mí, y me permite abrir un IV hasta el Collado, que yo creo que es un V, pero bueno, ahí están las reseñas de los Mallos.








Llegados al Collado «sitio privilegiado de montañeros» nos decidimos atacar el puro (V, V+ y 6b)
De nuevo la graduación me la paso por mis bolsas testiculares y tras pretarle un poco, y hacer unas mini prácticas de escalada artificial, llegamos a la cima, aunque no podemos saltar de alegría, porque apenas son 2 metros cuadrados.






Una vez en la cima, queremos dedicar esta expedición a nuestro nuevo presidente, por tres razones:
– 1: Porque era el antiguo Mallo Francisco Franco (pensad lo que queráis)
– 2: Porque se llama «El Puro»… (pensad también lo que queráis)
– 3: Porque ese puro es más o menos, el que nos van a meter a todos a partir del día 22 de diciembre


Comenzamos a descender sin mayores problemas, por el descenso nos cruzamos a Javichu que todavía está pretándole, en principio le quedan solo 2 largos para llegar a cima, así que decidimos esperarle en el bar de abajo, reponiendo líquidos.

Una vez abajo, y tras esperar más de 1 hora, decido marcharme, puesto que se está haciendo de noche, así que me marcho de allí sin saber con certeza, que la cordada de Pablo de Albacete y Javichu está a salvo en tierra, mañana me enteraré.


Con esto y un vizcocho, a ver que hacemos el jueves a las ocho.







Al puro por normal