Jueves 27 de Diciembre
El Moncayo ha sido Cutreventureado

Más de 1500 días de entrenamiento físico, psicológico, preparación técnica en las mejores escuelas de alta montaña. Todo el material necesario para subir los picos más importantes del mundo. Diversos viajes a los Alpes Suizos para entrenar en condiciones extremas. Y tras años de duros entrenamiento, estamos listos para afrontar el mayor de los retos del Cutreventura Team

Es el pico más importante de la comarca de Tarazona, una apoteósica mole mística para los celtíberos, una formación glaciar cuyo único objetivo durante todos los tiempos ha sido……Ser subido por los Cutreventureros: Rocky (Alejandro, Guindunflis, Mini-guindo) y yo.

Nos pegamos un madrugón, nos volvemos locos y quedamos a las 9.15 de la mañana. Que entre pitos y flautas, llegamos hasta Vera de Moncayo a las 11.00 de la mañana…como mandan todos los libros y guías de montaña.

Comenzamos a andar a las 11:15 de la mañana y Rocky, nombrado el «Hombre más petao del mundo» según la OMC (Organización Mundial Cutreventureros) impone un ritmo infernal que solo son capaces de seguir las babosas moncayiles salvajes, porque cada 20 pasos se para, saca su nueva FLAMANTE CÁMARA REFLEX DIGITAL y se pone ha hacer fotos a las Babosas Moncayiles Salvajes y su estela al escalar el Moncayo.

Finalmente le convenzo de que ya haremos fotos luego, ahora es el momento de sentirnos Kilian Jornet y empezamos a andar rápido y correr en algunos trazos. Tras más de 25 minutos de subida, nos encontramos en la más pura naturaleza, y estamos a punto de perdernos: Escaleras de obra, señales cada  300 metros, ¡Pasos de cebra! en medio de la montaña y para colmo, el Santuario del Moncayo, un edificio de 3 plantas y unos 50 metros de largo en medio de la montaña.

Tras pasar por el Santuario, apretamos el ritmo, pasamos la zona de bosque en un abrir y cerrar de ojos, y llegamos al pie de los tres circos, justo en el mismo momento en el que llega….NUESTRO AMIGO EL CIERZO.
Nos enfundamos los gore-tex, los guantes y tiramos para arriba bien ligeros, que parece que hace frío.
En un momento nos plantamos en la primera cima de las Hoyas y nos encontramos con un paisaje, digno de fotografiar con el pepinazo de cámara de Rocky. Un mar de nubes cubre totalmente Castilla y Navarra, mientras que la parte Aragonesa está totalmente despejada y se divisan perfectamente los Pirineos. Nos quedamos abobados un rato, pero ya se encarga el aire de espabilarnos.

Así que trago de agua, y nos podemos a correr por toda la cresta hasta llegar a la zona más alta del monte y coronar de forma segura. Nos refugiamos en un pequeño vivac montado durante todos los años de ascensiones nada importantes de otras personas, que subían el moncayo solo para montarnos un lugar a nosotros, donde podamos almorzar tranquilamente y sin ser azotados por el aire.

Nos echamos la fotico típical, nos enfundamos la ropa de abrigo, y preparados para bajar. Ya que no podemos bajar esquiando, y nos creíamos Kilian, pues…. a correr!!!!! pero ei! ya que tenemos el Santuario….Cervezas y Bravas! Decepción! no hay bravas… pues birrita, sentados en la terraza, admirando el paisaje…. lo hemos hecho, ahora somos grandes, hemos subido el Moncayo.

Ahora, a esperar a que los patrocinadores y los programas de televisión comiencen a llamarnos, nos espera una vida de famoseo y de contar nuestra increíble aventura.

La gran Cutreventurada