Comenzamos nuestra ruta por Japón de 10 días, con la antigua capital del reino de Japón, Kyoto. Esta ciudad, con sus más de 1000 templos budistas y sus más de 1200 años de historia, alberga la escandalosa cifra de más de 1,5 millones de turistas cada año. Aquí, en Sabor Macedonia, te contamos los cinco lugares que más nos han gustado de Kyoto.

Nuestra experiencia en Kyoto

Nada más llegar a la ciudad, se nota un ambiente distinto al de la capital; pese a ser una de las 20 ciudades más habitadas del mundo, la tranquilidad y la paz que se respiran en la cuidad, te harán creer que estás en un pequeño pueblo Japonés, hasta que llegues a cualquiera de los lados exteriores de la capital, donde se encuentran la mayor parte de sus templos más conocidos.

Cogimos un autobús nocturno que, por poco más de 30€, te lleva de Tokyo a Kyoto con unas butacas bastante cómodas y una atmósfera oscura (incluso tapan el hueco de los conductores) para que puedas descansar o intentar dormir. Yo, que nunca me duermo en ningún trayecto, logré dormir lo suficiente para aguantar todo el día siguiente, salvo algún problemilla inevitable que tuve a última hora del día.

Tras dejar las maletas en el albergue, nos disponemos a pasar 3 días por Kyoto, pero sin mucho agobio, ya sabéis, viajando despacio y disfrutando del viaje, como a nosotros nos gusta, podéis comprobarlo en nuestro artículo sobre el tiempo aquí. Así que aquí os contamos nuestra experiencia en las cinco cosas que más nos gustaron de Kyoto.

1. Fushimiinari:

A primera vista puede parecer la meca de los turistas, ya que ha alcanzado notable fama a nivel mundial, entre otras cosas, por la película «memorias de una geisha» o por la fila de incontables toriis que se extiende por la ladera hasta la cumbre de la colina, donde se encuentra situado el «complejo», pero ¿cómo es posible que fuera una de las cinco cosas que más nos gustaron? Pues sencillo; como ya te hemos dicho, toda la ladera de la colina, se encuentra llena de toriis y santuarios y, por supuesto, no todo el mundo está dispuesto a esforzarse en llegar hasta la lo más alto. Así que comenzamos a subir tranquilamente, y poco a poco íbamos notando cómo los turistas que alzaban su voz, al igual que su palo «selfie», iban desapareciendo poco a poco, hasta encontrar, esta vez sí, la paz, el silencio y la tranquilidad característicos de los templos. Incluso pudimos descubrir algunos rincones curiosos, con distintos altares a varios dioses un tanto peculiares. Pero eso te dejamos que los averigües tú mismo 😉

Templos en Japón

Templo de Fushimiinari lleno de gente

2. Las calles olvidadas de Gion:

Otro de los sitios más populares entre los turistas en Kyoto es el barrio de Gion, famoso por los «izakayas» o tascas nocturnas donde la élite japonesa acude a relajarse después del trabajo para pasar una agradable velada con música, conversación, danza, comida y mucha bebida, amenizadas por las míticas geishas japonesas.

Pese a la gran cantidad de turistas que se encuentren afilando sus cámaras en busca de la fotografía de la geisha acudiendo a trabajar, éstos se encuentran mayoritariamente en la calle principal. Sin embargo, existen decenas de calles por todo el barrio, mucho más pequeñas y románticas, donde puedes dar rienda suelta a tu cámara fotográfica, o simplemente, imaginar cómo sería el caminar por una calle de una ciudad japonesa tradicional. Algunas de ellas no tienen salida, y puedes sentirte un poco » ya se ha perdido el extranjero este», y es así, pero uno puede disfrutar mucho perdiéndose, ¿no?

Calle gion

Alguna calle en Gion

3. Los barrios residenciales cotidianos.

Sí, en un barrio cotidiano, fuera de los lugares más visitados, fuera de los monumentos y los grandes templos, existen cientos de calles con casas residenciales, tiendas de barrio y, por supuesto, muchos templos más modestos, pero que poseen mayor carga emocional aportada por los feligreses que acuden habitualmente. Durante una mañana completa, nos dedicamos a pasear, recorriendo calles sin ningún tipo de pretensión, y en ellas pudimos descubrir viejos negocios alejados de los grandes centros comerciales, como viejos sastres de kimonos, tiendas de ninja, donde te disfrazaban y te enseñaban a lanzar shuriken, varios maestros de caligrafía, cerámica, artesanía textil…

Calles cotidianas de Kyoto

Calles cotidianas de Kyoto

4. La calle de la filosofía.

Después de visitar Ginkaku-ji, el primo hermano del famoso templo dorado, Kinkaku-ji, en vez de volver a coger el bus que te lleve de vuelta al centro de la ciudad, solo tienes que desviarte a la izquierda y podrás recorrer la calle de la filosofía, donde los antiguos filósofos japoneses iban a pasear para desarrollar sus teorías filosóficas o los poetas escribían haikus, inspirados por el fluir del agua de un pequeño río que recorre la calle o la majestuosidad del nado de las carpas.

Callejón filosofía

Paseando por la calle de la filosofía

5. El espectáculo culinario.

Todos sabemos que la cocina japonesa es un arte en sí misma, y la cocina típica de Kyoto se caracteriza por la gran cantidad de platos diferentes que te sirven, pero solo una pequeña cantidad en cada uno de ellos.

Aprovechando un soplo de una fuente de información muy fiable, acudimos a uno de estos restaurantes, donde la comida se convierte en un ritual de preparación. En este restaurante no había camareros sino solo los tres cocineros concentrados en su trabajo, no se escuchaba música de fondo y ni siquiera podías oír la conversación ajena de los comensales que se encontraban al lado de ti. Aquí solo se escucha el sonido del cuchillo afilado cortando, la piel del pescado carraspear ante el calor de las piedras de carbón o las burbujas de la sopa ascender desde el fondo de la olla. La comida hecha arte, y todos tus sentidos sintonizados en su degustación y disfrute.

Comida Kyoto

Comida típica de Kyoto

Éstos son los sitios, que más nos han gustado de Kyoto pero, por su puesto, nos gustaron también otros lugares y seguro que existen cientos de ellos que todavía no conocemos. ¿Cuáles son tus lugares favoritos de Kyoto?

Suscríbete a nuestra newsletter